Participé, aprendí y lo activé. ¿Y ahora que hago?

¿Qué hacer después de activar el Mer-Ka-Ba? 

Muchas personas se hacen esta pregunta tras la extrañeza que se siente al ver que el mundo o la percepción en la que se vivía antes de entrar al corazón y activar el Mer-Ka-Ba comienza a desvanecerse.  Todo parece ser mas liviano, la percepción de lo bueno y lo malo comienza a ser reemplazada por una consciencia de unidad.  El amor propio y hacia nuestros semejantes aumenta cada día en nuestro corazón y nos obliga a sanar las heridas propias y las que tenemos con los demás.

¿Qué hacer cuando hay tanto cambio, positivo, pero extraño? Nos damos cuenta que ya no estamos solos, ya no sentimos la necesidad de encontrar respuesta en libros, seguir gurus yreligiones, o buscar ese “algo” que nos faltaba.  Encontramos que dentro de nosotros están todas las respuestas, el origen de todo lo que existe. Si dejamos de existir el universo cesa de existir.  “Somos creadores” que frase mas arrogante dice el ego!

Pero dentro de nuestro corazón, dentro del Espacio Pequeño del corazón, de nuestra cámara secreta, sabemos que somos los creadores de nuestra realidad.  Al fin comprendimos que todo esta dentro de nosotros, fuimos creados a semejanza de Dios, llevamos la semilla creadora, somos uno con Dios; nunca estuvimos separados.  El amor es la guía.  Cuando hay amor, se actúa de acuerdo a las leyes universales.  Donde hay amor, no hay error.  

 ¿Qué hacer entonces con esta nueva perspectiva donde el ego no lo sabe todo sino que el corazón guarda los secretos mas profundos de nuestra existencia?  Hemos entrado en un viaje de expansion a un nuevo mundo, al mundo del corazón, donde las energías sutiles se comprenden y perciben desde otro ángulo, difícil de explicar, pero fácil de comprender en el silencio del Pequeño Espacio del Corazón.  

La respuesta de qué hacer entonces es obvia:  síguete a ti mismo, confía en tu corazón, no descartes el cerebro, úsalo como ayudante y servidor del amor.  No desprecies a nadie, no critiques a nadie, no juzgues a nadie porque todos son un reflejo de ti. Obsérvalos y pregúntate ¿qué hay dentro de mí que esta persona esta reflejando? Explora tu sombra, sánate y ama